correprisas y tumbona (cuentos para sentir emociones) ansiedad-begoña ibarrola-9788467518986
Échale un vistazo

CORREPRISAS Y TUMBONA (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) ANSIEDAD

 (En papel)

BEGOÑA IBARROLA

, 2005
  • Nº de páginas: 32 págs.
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editorial: EDICIONES SM
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788467518986
Correprisas y Tumbona son dos lagartijas que tendrán que salir de algún que otro tropiezo.

$199.00

$189.05

Inseparables, comprar "CORREPRISAS Y TUMBONA (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) ANSIEDAD" junto con:

correprisas y tumbona (cuentos para sentir emociones) ansiedad-begoña ibarrola-9788467518986
pirindicuela (cuentos para sentir emociones) orgullo-9788467526417
PIRINDICUELA (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) ORGULLO BEGOÑA IBARROLA

Cómpralos hoy por

correprisas y tumbona (cuentos para sentir emociones) ansiedad-begoña ibarrola-9788467518986
el puente de paysandu (cuentos para sentir emociones) amabilidad-9788467553697
EL PUENTE DE PAYSANDU (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) AMABILIDAD BEGOÑA IBARROLA

Cómpralos hoy por

correprisas y tumbona (cuentos para sentir emociones) ansiedad-begoña ibarrola-9788467518986
el oso gruñon (cuentos para sentir emociones) mal humor-9788467534290
EL OSO GRUÑON (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) MAL HUMOR BEGOÑA IBARROLA

Cómpralos hoy por

Datos del libro

  • Nº de páginas: 32 págs.
  • Editorial: EDICIONES SM
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa dura
  • ISBN: 9788467518986
  • Año edición: 2005
  • Plaza de edición: ES
  • Ilustrador: AVI

Resumen

Correprisas y Tumbona son dos lagartijas que tendrán que salir de algún que otro tropiezo.

0

Valoración Media

Todavía no ha sido valorado

Valoraciones usuarios

  • (0)
  • (0)
  • (0)
  • (0)
  • (0)

Recomendaciones usuarios

  • 0% No ha sido todavía recomendado
Haz tu recomendación

Opiniones "CORREPRISAS Y TUMBONA (CUENTOS PARA SENTIR EMOCIONES) ANSIEDAD"

Ver todas las opiniones de este libro
Lector anónimo

El modelo que plantea este libro infantil me parece completamente equivocado. En la historia una lagartija trabajadora se presenta como llena de ansiedad y preocupaciones precisamente por ello. Otra lagartija que no trabaja y se dedica a estar tumbada no tiene ningún problema y se propone como el modelo a seguir. ¿Es ésto lo que deseamos fomentar en nuestros hijos?

  • Me gusta
  • Comentar
 

Hazte un hueco en la comunidad de Casa del Libro, regístrate